Herida de humillación y el victimismo


Tu herida de humillación te convierte radicalmente en la víctima en todas tus relaciones.

Te hace ver como a verdugos a todos los hombres y todas las personas de tu entorno.

Sentirás que vives en un mundo hostil y que has nacido para sufrir.

Desde este punto de vista, cuando llegue a tu vida una relación pacífica la descartarás por completo.

Tu herida, te hace adicta a las faltas de respeto.

Seguro que te has preguntado alguna vez: ¿Por qué siempre los hombres me acaban maltratando?


Ojo, con esto no les quito a ellos su responsabilidad sobre las cosas que te hagan.


Honro todo tu dolor, pero no puedes quedarte a vivir en él a través de tu victimismo.

Si te quejas constantemente de lo que ese hombre verdugo te hace o te hizo, acabarás reviviendo la misma historia de nuevo.

¿Por qué?

Te has posicionado como víctima una vez más y a partir de ahí te verás incapaz de poner límites, incapaz de salir de relaciones muy tóxicas.

El victimismo es muy amigo de la culpa.

Tu herida de humillación hará que te sientas culpable con mucha facilidad y desde aquí, serás un imán para los hombres manipuladores y narcisistas.

El victimismo te hace verte a ti misma como pequeñina, indefensa, y por lo tanto, también te costará horrores dibujar tus límites en el amor.

Aunque intentes ponerlos, no serán respetados por él, pues no los pondrás con la suficiente contundencia como para poner fin a esa relación.

Seguro que conoces en tu entorno o a modo personal, mujeres que han sufrido maltrato por sus parejas.

Lograron escapar de esa relación, pero finalmente al cabo de un tiempo, han vuelto con su verdugo.


Cuando estás dentro de tu herida de humillación, los hombres narcisistas te perseguirán aun cuando ya no estés con ellos.


Te buscarán cada mes o cada año, a través de un mensaje de whatsapp, una llamada de teléfono, un mensaje por facebook, intagram… 

Y si no estás fuerte, si sigues metida en tu victimismo, cogerás esa llamada y una vez más te volverás a ver dentro del bucle del abuso emocional.

Cada vez este abuso será más grande, pues acumularás más dolor y más culpa.

Culpa por haber caído de nuevo en sus redes.

Estas recaídas son devastadoras para tu autoestima y para tu poder personal.

Es muy importante que entiendas, que tu herida genera en ti una adicción a lo tóxico.

Cuando la grabaste en tu inconsciente, en tu infancia, asociaste al amor esta visión tan destructiva.

Seguramente porque presenciaste humillaciones entre tu Madre y tu Padre.


Tu herida te hace tener una visión distorsionada del amor. 


Seguramente estés cargando con los efectos de lucha entre los hombres y las mujeres de tu clan.

Una guerra donde los hombres intentan controlar y dominar a la mujer, generación tras generación en tu árbol familiar. 

Esto desde la terapia familiar se llama, lealtad familiar.

Es como una amor ciego a las mujeres de tu familia desde el cual te cargas exactamente con la misma historia que ellas, en su honor.

¿Deseas sanar tu herida y elegir desde el respeto, un futuro sentimental distinto al de las mujeres de tu familia?

Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Ven y súmate.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.



Read More