Herida de rechazo: si no te valoras…


Herida de rechazo: si no te valoras


Si tú misma no le das valor a tu vida, ¿quién crees que lo hará? Tu herida de rechazo te hace vivir en una cárcel interior.

Tu herida de vuelve víctima de ti misma, de tu autocensura.

Te deja entre los barrotes, en el banquillo para que no ocupes tu lugar, la posición en la que puedes ser realmente tú misma.

Como un producto gris en la balda de un supermercado que nadie quiere comprar porque los rayos del sol le quitaron el color a su envase.

Si no subes tu precio cada cierto tiempo, solo llegarás al mismo tipo de consumidores.

Puede que ahora te quejes de que los hombres no ven todo lo bueno que hay en ti, pero ¿Y tú lo estás mirando y atreviéndote a mostrarlo hacia afuera?

Si quieres llegar a un consumidor más exclusivo, que valore más tus cualidades, has de elevar tu valor.

Si tú no valoras los éxitos que cosechaste a lo largo de toda tu vida, por minúsculos que ahora los veas, entrarás en modo “rebajas en el amor”.

Reconocer que tus éxitos del pasado, fueron retos importantes en tu evolución personal, forma pate de la sanación de la herida de rechazo.

Es normal que ahora los veas insignificantes, pero porque eres una Mujer con un nivel de consciencia más elevado.


Pero nunca olvides de dónde vienes, que retos superaste, esa es la fuerza que te da valor.


Si tú no le das valor a tu opinión, a tu físico, a tus dones, a lo que entregas a los hombres en el amor…

Si no le das valor a tu vocación, a tu salud…

Si no te das valor, MUERES en vida.

El objetivo de la vida es que la valoremos y la honremos.

Si no honramos nuestro pasado, nunca podremos cambiar nuestro presente.

Si no valoras a todos esos hombres que te rechazaron, seguirás en el bucle.

Si no empiezas a ver las cosas positivas que tienes, vivirás odiando al mundo.

Estarás llena de rencor, de envidia, de comparación.

No vivirás tu vida, intentarás vivir la vida de los demás.

Luego te quejarás de que los hombres o el mundo no te dan tu lugar.

Es normal, tú estas comparandote con el otr@, por lo tanto, tú estás fuera de ti.

El otro es el otro, y tú eres tú, es importante que entiendas esto para sanar tu herida de rechazo.


Nunca serás igual que el otro, eso es IMPOSIBLE.


Si que podrás conseguir lo mismo que el otro, porque eres igual de capaz.

Pero tú camino y el suyo será siempre distintos. Porque cada uno está en su lugar.

Tú lugar es valorarte tanto, que lo que deseas, te venga sin necesidad de pedirlo, ni reclamarlo.

Por naturaleza. Por qué fuiste creada desde la abundancia, para vivir abundancia.

Si no sanas tu herida de rechazo, tu vida será gris y llena de mendicidad en el amor.

Ocupa tu lugar, toma lo que es tuyo, lo que te mereces, pero sobre todo valora tu vida no conformándote con un lugar secundario.

Llegó el momento de brillar y ser la protagonista de tu vida.

Eso sí, respetando al otro.


¿Deseas sanar tu herida de rechazo desde la raíz?


Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Es un proceso muy completo que te ayudará a aprender a tomar decisiones en el amor totalmente distintas.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.



Read More

Herida de rechazo: frase típica


Herida de rechazo: frase típica


Desde el rencor de tu herida de rechazo, te quedarás esperando que tu Ex te dé la valoración que no te dio en su momento.

La frase de la imagen, es tan sólo una frase escudo, una frase creada desde la máscara de tu herida de rechazo.

En el fondo si dices esta frase, es que estás enganchada emocionalmente a tu Ex.

Evidentemente de forma inconsciente, por eso, es posible que este artículo remueva cosas en ti y te genere malestar.

Tu ego seguro que no está de acuerdo.

No le hagas caso, continúa leyendo ya verás como sientes una especie de liberación.


La herida de rechazo es experta en buscar la valoración y la validación exterior.


Es como una adicción en la que dependes de que el otro apruebe tu forma de ser, tu forma de vestir, tu profesión…

Desde esta herida, te conviertes en una mujer camaleónica que cambiará su piel para agradar constantemente a los hombres.

Al final pierdes tu propia identidad para tratar de gustarle a los demás.

Te olvidas de tu esencia.

Muchas veces no sabes ni cual es tu esencia.

Te voy a ser sincero, no se puede brillar en estrellas ajenas.

Si lo intentas, lo único que atraes cada vez es más y más rechazo.

¿Por qué?

Porque nunca serás al 100% lo que el otro desea.

Siempre habrá cosas que seguir puliendo y por lo tanto siempre vivirás encadenada al rechazo.

Cuando por ejemplo, llegue el fin de una relación, donde sientas que él no te ha valorado lo suficiente…

Te quedarás enganchada de manera inconsciente a esa carencia de validación que no llegó.


Ojo, con esto no justifico que te hagan daño, te manipulen o te lastimen.


Pero si dependes de la valoración de ese hombre, y estando con él no te la dio…

¿qué te hace pensar que te la dará en un futuro?

Si te quedas atrapada en ese bucle, seguirás subiendo fotos a redes sociales para que te de like.

Le mantendrás en tus círculos con la fantasía de que algún día vuelva a darte el valor que no te dio.

Date cuenta de esta gran incoherencia.

Si realmente has vivido al lado de un hombre que no te ha valorado, pero sigues teniendo contacto con él. ¿Te estás valorando a ti misma?

Ufff esta pregunta hace que baje a tierra.

Ahora ya estamos preparados para aplicar coherencia y relativizar este tema.


Continuemos analizando esta situación para llegar a una visión más neutra sobre la herida de rechazo.


Tú como ser humano, tienes la capacidad de valorar ciertas cosas que no son universales para todo el mundo.

A ti te gusta el café y a mi me gusta el té.

Por lo tanto, esos hombres también valoran de una forma distinta a ti.

Tú tienes un sistema de valores, y él tiene otro sistema distinto.

Cuando vives la herida de rechazo, quieres que su sistema de valores cambie para que sea idéntico al tuyo.

Pero te olvidas de lo más importante, cuando esperas que su sistema de valores cambie, estás abandonando tu sistema, y empezarás a negociar con algunos de tus valores.

En muchos casos, empezarás a comercializar tus valores, pues cada uno te supondrá un precio muy caro, el precio de no ser tú misma.

Pero sin embargo, si tú estás en tu valor, y te valoras a ti misma…

Desde ahí, puedes decidir si lo que recibes es suficiente o no.

Pero si no te valoras, todo siempre será insuficiente y nunca tendrás claridad, vivirás esclava del rechazo.

¿Deseas sanar tu herida de rechazo para acceder a las relaciones abundantes y libres de reclamos?

Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Es un proceso muy completo que te ayudará a aprender a tomar decisiones en el amor totalmente distintas.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.



Read More

Herida de rechazo con mamá


Herida de rechazo con Mamá


La herida de rechazo siempre es bidireccional.

¿A qué me refiero?

Si tú sientes que tu Madre te rechaza o te rechazó en la infancia, tú también la rechazarás de manera automática.

La energía de la herida de rechazo es distancia emocional, es lejanía, es destierro.

Imagínate que has conocido a un hombre y que ese hombre cuando surge alguna conversación más profunda, se encoge de hombros y se queda completamente callado.

Eso también es una herida de rechazo, detrás de ella hay vacío, hay un no sabes qué.

A partir de ahí, esa pareja se empieza a distanciar.

Llegará un momento en el que, la distancia sea tan grande, que ni los reclamos podrán salvarla.

La herida de rechazo siempre es vivida por las 2 partes.

Volviendo al tema de tu Madre, tu herida de rechazo, es su herida de rechazo, y seguramente es la herida de rechazo de muchas de tus ancestras.

Por lo tanto, si rechazas a tu Madre, estás rechazando a todo tu linaje Femenino.

Te desconectas de la energía Yin de tu sistema y por lo tanto, te alejas del éxito en tu vida.

La Madre es el éxito en el amor, en el dinero, en cualquier ámbito de tu existencia.

Si rechazas a tu Madre, si no la aceptas con su propia herida de rechazo, la vida te rechazará a ti.

Los hombres no te darán tu lugar, tampoco lo tendrás en tus amistades, en el trabajo aparecerán jefas o compañeras con las cuales también te sentirás rechazada…


Si no sanas tu herida de rechazo sentirás que repeles a las personas.


Ahora bien, seguro que estás pensando…

Pero es mi Madre que en la infancia me rechazó a mi.

Es posible que vivieses alguna de estas situaciones:

Tu nacimiento fue un nacimiento inesperado para la familia, lo que se llama ser un embarazo no deseado, o un penalti.

Quizás Mamá y Papá esperaban un varón y de repente, se encontraron con una mujer.

– A lo mejor Mamá dudó en tenerte durante el embarazo por miedos a la maternidad o por circunstancias externas.

– En ocasiones hay Madres que dicen a sus hijas que no deberían haber nacido o cosas similares.

Con esto artículo, no pretendo justificar ningún comportamiento de ninguna Madre, pero si trabajar su aceptación.

Para cada ser humano, la vida trae de manera intrínseca miedo, pánico ante la incertidumbre, ante lo nuevo.

Es normal que ante un embarazo surjan este tipo de situaciones, porque se abre una puerta nueva y eso genera inseguridad, que nos descentra por completo.

Justo este vacío de no saber que pasará, es la semilla de la herida de rechazo.

La herida de rechazo de tu Madre, en sí es un auto-rechazo a ella misma.

Es una actitud en la cuál ella rechaza su propia autonomía y poder personal para seguir adelante con las decisiones que toma.

Tu herida de rechazo, es también un auto-rechazo a ti misma.

A continuación te doy una reflexión muy valiosa para acercarte más emocionalmente a tu Madre, independientemente de cómo se comportó en el pasado.


Tu Madre, a pesar de todos sus miedos, decidió traerte a la vida. Ese es el mayor de tus regalos


Puede que no fuera la Madre perfecta, que tuviera demasiados miedos, que no supiera gestionarlos adecuadamente, que te los traspasase a través de actitudes o comportamientos de rechazo.

Aún así, tomó una decisión muy valiente que estás obviando, decidió seguir adelante con el embarazo y decidió parirte a través de su vagina.

Si quieres sanar tu herida de rechazo, tendrás que anclarte a este gesto de inmenso valor.

Ella aún con todos sus miedos, aún con su propia herida de rechazo de su propia Madre, decidió traerte al mundo.

Sólo por eso, debes estarle agradecida, y a partir de ahí, darle sentido a tu vida.

Si tu Madre hubiera abortado, no tendrías la oportunidad de estar aquí leyendo este texto.

Tampoco tendrías la oportunidad de hacer con tu vida lo que realmente de diera la gana.

Por ello, y honrando la vida que te llegó a través de tu Madre, puedes ser quien tú quieras ser.

Tu pasado no determina tu futuro. Cada día es una oportunidad nueva para brillar.

¿Deseas sanar tu herida de rechazo y dejar de buscar la valoración de tu Madre y de los hombres?

Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Ven y súmate, no sólo trabajaremos la herida de rechazo, sino que también sanarás las heridas del abandono, la injusticia, la humillación y la traición.

Es un proceso muy completo que te ayudará a aprender a tomar decisiones en el amor totalmente distintas.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.



Read More

Herida de rechazo: los reclamos


Herida de rechazo: los reclamos


Escribo este artículo con el objetivo de hacerte ver que tu herida de rechazo te limita para conseguir aquello que realmente deseas.

Un patrón típico cuando estás dentro de esta herida es, reclamar.

No hay nada más repulsivo que recibir un reclamo.

¿Qué es en sí un reclamo?

Es obligar al otro a que te dé lo que tú estás deseando obtener de él.

Es forzar un sí, sin reconocer, que el otro puede decidir dárnoslo o no.

A veces es difícil entender este término cuando estamos dentro de la pareja.

El reclamo es un actitud muy egoísta, seguramente de una niña herida que no recibió todo lo que deseaba en la infancia.

Quizás, a lo mejor te acostumbraste a ser el centro de atención en tu infancia y tus padres o tu entorno te colmaron de miles de regalos y atenciones.

O por el contrario, fuiste una niña que vivió en segundo plano en su familia, pues sus padres no estaban del todo disponibles para ella o a lo mejor, eres la pequeña de 7 hermanos y para ti apenas hubo nada.


Se puede vivir herida de rechazo tanto por recibir exceso de atención, como por no recibir apenas la mirada de tu entorno familiar.


En ambas situaciones, la niña que sufre herida de rechazo, queda enganchada inconscientemente a la valoración de los demás.

Necesitará que el otro le dé en exceso su aprobación a través de cariño, regalos, presencia…

Cuando reclamas no eres tú, es tu niña quien toma el control sobre ti para intentar saciar todas tus carencias del pasado.

Es necesario volver al adulto, pues todo aquello ya pasó.

Honro todo lo que viviste en tu infancia, pero si acudes a tus relaciones con la herida activada, vas a generar muchísimo más rechazo.

Cuando reclamas en el amor, estás culpando al otro por no haber llenado ese vacío que ni siquiera él podrá llenar.

A veces al principio de las relaciones, el otro intentará colmar todos estos vacíos pero tu niña herida siempre querrá más y no habrá frenos para ella.

Cuando reclamas, el otro automáticamente te rechaza, te aseguras el NO porque no se siente en libertad para darte aquello que deseas.

Es posible que al principio te dé todo eso que le pides de manera obligatoria, pero llegará un momento donde no podrá más con tanta exigencia.


Te propongo que dejes de reclamar aprendiendo a pedir por favor.


Si quieres sanar tu herida de rechazo, tienes que exponerte a que el otro pueda decirte que no.

Con el reclamo lo único que intentas hacer es que el otro, no te dé ese NO.

Por eso le haces sentir primero culpable, para manipularle inconscientemente y de esta manera, te dé lo que anhelas.

Cuando pides por favor, tus relaciones se vuelven mucho más conscientes.

Es necesario que aprendas a recibir los NO porque todo eso te hará más fuerte.

Con esto no quiero decirte que te conformes con relaciones que no cubren tus mínimos de amor y respeto.

Cuando vives tu herida de rechazo, tienes pendiente una investigación interior para saber que es esencialmente importante para ti en el amor y en que cosas puedes ser flexible.

Además, cuando vives las relaciones desde esta herida, casi siempre te toparás con parejas que no cubran tus mínimos y quedarás enganchada en este bucle tan tóxico del reclamo.

A veces, tendrás que dejar esa pareja para abrirte al merecimiento.


¿Deseas sanar tu herida de rechazo para acceder a parejas más abundantes en amor?


Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Ven y súmate. (también sanaremos el resto de heridas emocionales: la humillación, el abandono, la traición y la injusticia)

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un beso muy tierno Mujer Poderosa.



Read More

Herida de rechazo y tu lugar en el amor


Herida de rechazo y tu lugar en el amor


Observa como tu herida de rechazo te saca del juego de la vida…

Si esperas que tu den tu lugar, es que sientes que no lo mereces.

Eres como una reina destronada que espera que cada mañana cuando se levanta, le den permiso para ocupar su trono.

Puede parecer burda la siguiente comparación pero a la vez es muy clara.

“Eres como ese maniquí de escaparate que espera inmóvil ser comprado”

O quizás, eres como ese juguete abandonado que desea volver a ser usado y que quedó olvidado en una caja.

Son duras estas palabras, pero así es en lo que te convierte tu herida de rechazo, en un objeto.


Tu herida de rechazo, te quita la oportunidad de vivir y de hacer lo que cualquier humano por naturaleza divina puede hacer.


Te arrebata todo lo que es tuyo, tu lugar en la sociedad, en la pareja, en la familia, en las amistades, con tus hijas/hijos…

Pasarás la vida reclamando tu lugar, mendigando cariño, atención, respeto…

Te cruzarás con hombres que no te mostrarán en su entorno.

Tolerarás relaciones donde no se cubren tus mínimos de merecimiento.

Vivirás una vida gris, simplemente porque andarás dominada por el miedo a ser tu misma.

Tu herida de rechazo te roba hasta la identidad, pues te hará creer que no sabes quien eres.

No sólo tendrás falta de poder personal para tomar tu lugar, sino que tendrás dificultades para saber cual es tu lugar.

Practicarás fácilmente el desapego de lo material y esto también hará que no te importe conservar tu trono.


Ningún hombre puede darte ese lugar, pues tu validación y tu auto-respeto sólo puedes facilitártelo tú misma.


Quieres ser vista pero no tienes el valor de brillar tal y como eres.

Desde ahí, sólo generarás más rechazo aún en tu vida.

Te compararás con el resto del mundo, incluso tenderás a envidiar todo lo que ellas y ellos tienen.

Tu herida de rechazo te hace convertirte en el Grinch, un ser amargado y avaricioso.

De esta forma y a través de esta energía no lograrás lo que tanto deseas.

Da un paso al frente, tu lugar siempre ha estado ahí reservado para ti.

Tú eres la única que puede dártelo.

A veces para darte tu lugar, tendrás que marcharte de relaciones incluso de entornos que no son afines a ti.

Muchas veces desde tu herida, tenderás a conformarte con espacios que no están en consonancia con tus valores.

¿Cuáles son tus valores?

También tendrás dificultades para identificarlos y para aplicar coherencia.


Tu merecimiento sólo depende de ti. Y lo que toleras en el amor, sólo depende de ti.


¿Quieres sanar tu herida de rechazo y vivir la vida que tanto anhelas?

Súmate a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este artículo, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Ven y ocupa tu trono.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un besito Mujer Poderosa.



Read More

Herida de rechazo y malos hábitos


Herida de rechazo y malos hábitos


Bienvenida a mi filosofía de vida Mujer Poderosa.

Si deseas estar al tanto de todos mis contenidos en formato de texto y audiovisual, sobre la herida de rechazo, sígueme ahora mismo en Instagram a través de este link:

https://www.instagram.com/accounts/login/?next=/oscar.martin.blas.terapeuta/

Cuando tu herida de rechazo está activa, se esfuma tu percepción. Dejas de ver lo que le hace bien a tu salud.

Hay una desconexión entre tu mente y tu cuerpo.

Tu cuerpo está en la vida, pero tu mente va en el sentido contrario.

No olvidemos que, la tendencia de tu herida de rechazo, es huir y evitar el conflicto. (La muerte)

Por lo tanto, serás propensa a generar conflictos internos, los cuales no atenderás y tu cuerpo finalmente acabará somatizándolos a través de dolencias y enfermedades.

Sin darte cuenta, serás un cúmulo de incoherencias que te llevarán hacia una incapacidad para resolver situaciones en tu día a día.


Tu herida de rechazo alimenta tu creencia limitante de que todo te viene grande.


Adoptarás malos hábitos para evadir la resolución de todas esas situaciones que te incomodan.

Poco a poco te irás metiendo en un pozo lleno de pánico y falta de valor personal.

Cuando mantienes hábitos nocivos con tu cuerpo, estás rechazando la vida y por lo tanto, te pones barreras que te impiden tomar decisiones adultas.

Te pongo un ejemplo de la herida de rechazo:


Fumar cigarrillos daña la salud de tus pulmones y hace que huyas de la vida.


Este hábito te está impidiendo que resuelvas situaciones cruciales para ti.

Observa como fumas más cuando estás nerviosa, estresada, cansada, o cabreada por qué algún hombre te “rechazó”…

En realidad, nublas tu mirada con humo para no resolver esas situaciones ocultas que te duelen.

No quieres tomar responsabilidad porque te falta poder para cuidar de ti.

¿Cuáles son tus malos hábitos que te impiden resolver y te quitan salud?

Tabaco, comida que le hace daño a tu cuerpo, trabajos forzados que no deseas, hombres que no deseas y con los cuales te obligas a estar queriendo cambiarles…

Tu herida de rechazo hace que desconozcas tu verdadera identidad y que rechaces tu sistema de valores. Que desaparezcas poco a poco de la vida y acabes siendo lo que los demás quieren que seas. Un personaje que no existe.

¿Deseas sanar tu salud y tus relaciones?

Independientemente de la fecha en la que veas este artículo, en unos días comienza la próxima Edición de mi Proceso Grupal Online destinado a “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Magnífica oportunidad de trabajar tu herida de rechazo y el resto de sus amiguitas (injusticia-abandono-traición-humillación).

No puedes tener aquello que deseas si no sabes cual es tu lugar y habitas tu cuerpo con salud. Eres tu mayor límite.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un besazo Mujer Poderosa.



Read More
Abrir chat
Hola! ¿En qué puedo ayudarte?
Escríbeme y resolveré tus dudas con rapidez.
¿Estás en el pc? aquí tienes mi teléfono directo +34 675 748 876
Te espero!