Herida de injusticia: hombres vividores


Tu herida de injusticia se echa las manos a la cabeza cada vez que conoce otro hombre bohemio y vividor.

En un primer momento, este patrón te resultará muy atractivo, pues es muy simpático, con mucho humor y sabe vivir el aquí y el ahora.

Es un hombre que no planifica mucho las cosas, va viviendo la vida sin pensar mucho en el mañana, sin planificar.

También se les llama como los “hombres fluidos”.

Conectarás fácilmente con ellos porque en el fondo, deseas ser como ellos, deseas disfrutar de cada pequeña cosa que te ofrece la vida.

Deseas perder el tiempo, reírte a carcajadas, perder el rumbo, no hacer nada…

Pero tu herida de injusticia, te impedirá reconocerlo, pues para ella la vida sólo es orden, estructura, disciplina, metas, objetivos, gimnasio, trabajo, limpieza…

Como puedes ver, te hace experta en llegar exhausta a la cama, sin tiempo para hablar y conectar emocionalmente con los hombres.


Tu herida de injusticia te hace experta en CONTROL.


Es normal que te fijes en este tipo de hombres tan libertinos, tu alma desea beber de esa fuente de espontaneidad, cualidad que hace mucho tiempo perdiste.

Seguro que en más de una ocasión, te has visto disfrutando y relajada sin hacer nada con tus amigas y automáticamente te has levantado, te has marchado a casa porque mañana tienes que madrugar para hacer una lista enorme de tareas.

Como he comentado en anteriores ocasiones, esta herida te ha aportado algo muy valioso, esa disciplina y esa estructura que te ha permitido conseguir muchas de las cosas que ahora tienes.

Pero sin duda, tanta disciplina te ha desconectado del disfrute.

En muchas ocasiones, la herida de injustica es la principal causante de tu soltería.

Si en tu vida no hay espacio para el disfrute, para el placer, nunca habrá espacio para el amor.

Ufff, es dura esta frase.

Seguro que tu mente está diciendo: “estoy segura que encontraré a un hombre a la misma altura que yo y con las mismas ganas de emprender como yo”.

Es un error, no le hagas caso.

Ese hombre puede ser que exista, pero estará tan centrado en sus proyectos, en su evolución, en la búsqueda de la perfección, que no te prestará mucho caso dentro de la pareja.


Seréis 2 robots haciendo cosas sin parar, pero con mucha dificultad para sentir y para conectar emocionalmente.


Seréis 2 máquinas perfectas para accionar, pero incapaces de descontrolar.

La carencia de tu herida de injusticia es el amor, la dulzura.

Inconscientemente vas buscando una relación melosa llena de diversión, pero cuando eres dominada por ella, no te lo permitirás.

Tu niña herida no jugó lo suficiente en su infancia quizás por que jugar, no era nada productivo o quizás, porque te tocó madurar de golpe para sostener una situación familiar algo grave.

¿Estás dispuesta a vivir una vida sin amor, sin placer, sin disfrute, sin vivir?

Quizás si tu disfrutas, no veas tan vividores a esos hombres y no los juzgues de manera extrema.

Si equilibras tu balanza del placer, tu vida y las relaciones tendrán más sentido para ti.

Con esto no digo que abandones tu metas.

Pero si que te invito a dejarlas de vez en cuando en un segundo plano, para darte lo que más ansías, libertad, ausencia de control y un amor vivido dese la emoción.

Si te has visto reconocida en este texto, te planteo una solución:

Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Ven y súmate. (también sanaremos el resto de heridas emocionales: la humillación, el rechazo, la traición y el abandono)

En este link tienes toda la información:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy amoroso Mujer Poderosa.



Read More