Herida de rechazo: si no te valoras


Si tú misma no le das valor a tu vida, ¿quién crees que lo hará? Tu herida de rechazo te hace vivir en una cárcel interior.

Tu herida de vuelve víctima de ti misma, de tu autocensura.

Te deja entre los barrotes, en el banquillo para que no ocupes tu lugar, la posición en la que puedes ser realmente tú misma.

Como un producto gris en la balda de un supermercado que nadie quiere comprar porque los rayos del sol le quitaron el color a su envase.

Si no subes tu precio cada cierto tiempo, solo llegarás al mismo tipo de consumidores.

Puede que ahora te quejes de que los hombres no ven todo lo bueno que hay en ti, pero ¿Y tú lo estás mirando y atreviéndote a mostrarlo hacia afuera?

Si quieres llegar a un consumidor más exclusivo, que valore más tus cualidades, has de elevar tu valor.

Si tú no valoras los éxitos que cosechaste a lo largo de toda tu vida, por minúsculos que ahora los veas, entrarás en modo “rebajas en el amor”.

Reconocer que tus éxitos del pasado, fueron retos importantes en tu evolución personal, forma pate de la sanación de la herida de rechazo.

Es normal que ahora los veas insignificantes, pero porque eres una Mujer con un nivel de consciencia más elevado.


Pero nunca olvides de dónde vienes, que retos superaste, esa es la fuerza que te da valor.


Si tú no le das valor a tu opinión, a tu físico, a tus dones, a lo que entregas a los hombres en el amor…

Si no le das valor a tu vocación, a tu salud…

Si no te das valor, MUERES en vida.

El objetivo de la vida es que la valoremos y la honremos.

Si no honramos nuestro pasado, nunca podremos cambiar nuestro presente.

Si no valoras a todos esos hombres que te rechazaron, seguirás en el bucle.

Si no empiezas a ver las cosas positivas que tienes, vivirás odiando al mundo.

Estarás llena de rencor, de envidia, de comparación.

No vivirás tu vida, intentarás vivir la vida de los demás.

Luego te quejarás de que los hombres o el mundo no te dan tu lugar.

Es normal, tú estas comparandote con el otr@, por lo tanto, tú estás fuera de ti.

El otro es el otro, y tú eres tú, es importante que entiendas esto para sanar tu herida de rechazo.


Nunca serás igual que el otro, eso es IMPOSIBLE.


Si que podrás conseguir lo mismo que el otro, porque eres igual de capaz.

Pero tú camino y el suyo será siempre distintos. Porque cada uno está en su lugar.

Tú lugar es valorarte tanto, que lo que deseas, te venga sin necesidad de pedirlo, ni reclamarlo.

Por naturaleza. Por qué fuiste creada desde la abundancia, para vivir abundancia.

Si no sanas tu herida de rechazo, tu vida será gris y llena de mendicidad en el amor.

Ocupa tu lugar, toma lo que es tuyo, lo que te mereces, pero sobre todo valora tu vida no conformándote con un lugar secundario.

Llegó el momento de brillar y ser la protagonista de tu vida.

Eso sí, respetando al otro.


¿Deseas sanar tu herida de rechazo desde la raíz?


Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Es un proceso muy completo que te ayudará a aprender a tomar decisiones en el amor totalmente distintas.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.