Herida de rechazo: los reclamos


Escribo este artículo con el objetivo de hacerte ver que tu herida de rechazo te limita para conseguir aquello que realmente deseas.

Un patrón típico cuando estás dentro de esta herida es, reclamar.

No hay nada más repulsivo que recibir un reclamo.

¿Qué es en sí un reclamo?

Es obligar al otro a que te dé lo que tú estás deseando obtener de él.

Es forzar un sí, sin reconocer, que el otro puede decidir dárnoslo o no.

A veces es difícil entender este término cuando estamos dentro de la pareja.

El reclamo es un actitud muy egoísta, seguramente de una niña herida que no recibió todo lo que deseaba en la infancia.

Quizás, a lo mejor te acostumbraste a ser el centro de atención en tu infancia y tus padres o tu entorno te colmaron de miles de regalos y atenciones.

O por el contrario, fuiste una niña que vivió en segundo plano en su familia, pues sus padres no estaban del todo disponibles para ella o a lo mejor, eres la pequeña de 7 hermanos y para ti apenas hubo nada.


Se puede vivir herida de rechazo tanto por recibir exceso de atención, como por no recibir apenas la mirada de tu entorno familiar.


En ambas situaciones, la niña que sufre herida de rechazo, queda enganchada inconscientemente a la valoración de los demás.

Necesitará que el otro le dé en exceso su aprobación a través de cariño, regalos, presencia…

Cuando reclamas no eres tú, es tu niña quien toma el control sobre ti para intentar saciar todas tus carencias del pasado.

Es necesario volver al adulto, pues todo aquello ya pasó.

Honro todo lo que viviste en tu infancia, pero si acudes a tus relaciones con la herida activada, vas a generar muchísimo más rechazo.

Cuando reclamas en el amor, estás culpando al otro por no haber llenado ese vacío que ni siquiera él podrá llenar.

A veces al principio de las relaciones, el otro intentará colmar todos estos vacíos pero tu niña herida siempre querrá más y no habrá frenos para ella.

Cuando reclamas, el otro automáticamente te rechaza, te aseguras el NO porque no se siente en libertad para darte aquello que deseas.

Es posible que al principio te dé todo eso que le pides de manera obligatoria, pero llegará un momento donde no podrá más con tanta exigencia.


Te propongo que dejes de reclamar aprendiendo a pedir por favor.


Si quieres sanar tu herida de rechazo, tienes que exponerte a que el otro pueda decirte que no.

Con el reclamo lo único que intentas hacer es que el otro, no te dé ese NO.

Por eso le haces sentir primero culpable, para manipularle inconscientemente y de esta manera, te dé lo que anhelas.

Cuando pides por favor, tus relaciones se vuelven mucho más conscientes.

Es necesario que aprendas a recibir los NO porque todo eso te hará más fuerte.

Con esto no quiero decirte que te conformes con relaciones que no cubren tus mínimos de amor y respeto.

Cuando vives tu herida de rechazo, tienes pendiente una investigación interior para saber que es esencialmente importante para ti en el amor y en que cosas puedes ser flexible.

Además, cuando vives las relaciones desde esta herida, casi siempre te toparás con parejas que no cubran tus mínimos y quedarás enganchada en este bucle tan tóxico del reclamo.

A veces, tendrás que dejar esa pareja para abrirte al merecimiento.


¿Deseas sanar tu herida de rechazo para acceder a parejas más abundantes en amor?


Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Ven y súmate. (también sanaremos el resto de heridas emocionales: la humillación, el abandono, la traición y la injusticia)

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un beso muy tierno Mujer Poderosa.