Herida de humillación: generosidad excesiva


Herida de humillación: generosidad excesiva


Tu herida de humillación te hace experta en dar, dar y dar sin ningún tipo de límites.

Ella no conoce las fronteras, su bondad es como la de la Madre Teresa de Calcula.

No tiene nada malo ser generosa, pero supongo que tú no eres misionera. ¿verdad?

En el terreno sentimental, la herida de humillación puede jugarte una mala pasada.

Dentro de la pareja no podemos actuar como la Madre Teresa de Calcuta, porque si no el otro, pensará que todo es jauja y le enseñaremos que puede tomar de nosotras todo lo que le dé la gana.

Dese ella, generaremos relaciones muy dependientes, porque nos convertiremos en necesarios para el otro.

Seremos como su droga y sin darte cuenta entrarás dentro del terreno de la famosa codependencia.

La codependencia también se conoce comúnmente como “El Rol de la Salvadora o el Salvador”.


Desde tu herida de humillación, atraerás hombres a tu vida realmente necesitados, porque tú estás actuando en modo ONG.


Le estás ofreciendo un amor incondicional, como si fueras su Madre.

Una Madre ama sin condiciones a sus hijos, y aunque hagan cosas que de primeras no apruebe, finalmente, ella siempre tiene los brazos abiertos para recibir a su retoño si se cae al suelo con alguna decisión.

Bien, pues en este caso tu herida de humillación con su excesiva disponibilidad para el otro, te hará aguantar lo inaguantable, las faltas de respeto constantes.

Como estás en ese rol tan superior y maternal, el otro tendrá una excesiva confianza contigo y pensará que puede actuar ante ti como el quiera y de una manera muy egoísta.

Incluso desde tu herida de humillación puedes fomentar que el otro abuse de ti y se ría de ti.

Tu excesiva generosidad, atrae a niños heridos disfrazados de hombretones hechos y derechos.

En algunas ocasiones, serás vista como un recurso.

Serás observada por el otro desde el puro INTERÉS.

Espero que a medida que lees este artículo te estés dando cuenta de la importancia de modular el dar dentro del terreno sentimental.

Tu herida de humillación, no quiere vivir humillaciones y por eso es excesiva al dar, para evitar las faltas de respeto, pero como es una trampa psicológica creada por tu ego, finalmente eso que tanto estás evitando a través de tu esclavitud, vendrá a ti.


El otro verá en ti una fuente de amor y de bondad, una fuente de responsabilidad que encaja a la perfección con su falta de responsabilidad.


Verá tus espaldas grandes para sostenerlo y aguantarlo todo.

Y se te subirá a la chepa como lo intentan hacer los niños con sus padres en la infancia.

Desde tu herida de humillación, te cargarás con sus responsabilidades y llevarás a cabo tareas que sólo le pertenecen a él.

Por un lado pensarás que amas mucho a esa persona al vivir tan sometida a sus necesidades, pero en el fondo es una cárcel mortal.

Ambos os estáis moviendo desde vuestro lado más infantil.

Tú desde la niña inocente y bonachona que no sabe poner límites, que anhela ser libre, pero que en el fondo es algo masoquista como la máscara de su herida de humillación, porque le encanta que tengas una vida pesada y llena de culpa.

Él, desde su lado más egoísta de “solo quiero chupar teta y no me importa un pimiento tus necesidades”, es como un niño déspota que se niega a destetarse de su Madre aún sabiendo que ya tiene dientes y le está haciendo daño al pezón.


¿Deseas sanar tu herida de humillación y acceder a relaciones saludables y equilibradas en el dar y recibir?


Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Es un proceso muy completo que te ayudará a sanar desde la raíz el origen de tu herida de humillación y el resto de las heridas emocionales: el rechazo, el abandono, la traición y la injusticia.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.



Read More

Herida de abandono: vivir sin propósito


Herida de abandono: vivir sin propósito


Tu herida de abandono vive en el aire y le cuesta aterrizar en el suelo.

Es la reina de la dispersión, también es experta en diversión y entretenimiento.

Es como una aplicación de super planes de ocio para los fines de semana.

Es la herida especialista en quedadas con amigos y en citas.

Vive mucho hacia afuera, por eso se apega tanto en el amor.

Porque le falta aferrarse a su vida, anclarse a su mundo interior y a su propósito.

¿Qué es tener un propósito?

Tener marcada una dirección en la vida, unos objetivos, unos sueños.

Si no tienes unas metas dibujadas de lo que deseas para tu vida, tu meta será ser amada y eso es una trampa mortal.

Cuando la única razón por la que te levantas de la cama es tener pareja, entonces ya empiezas a ser dependiente emocionalmente del otro.


Desde tu herida de abandono y su dependencia emocional, vivirás por y para cualquier hombre que aparezca en tu vida.


Cuando lleves unos meses dentro de una relación, de repente toda tu vida será él y entonces el próximo abandono se acerca amiga mía.

Con esto no quiero decir que sea erróneo desear tener una pareja y casarse.

Lo que quiero decir es, que esa meta no puede ser tu meta personal principal porque no es una meta individual, es una meta que depende de dos personas.

Soy partidario de las metas individuales, las que sólo dependen de ti.

Estas metas tuyas y sólo tuyas, te ayudan a anclarte a tu vida, a tu 50%.

Siempre comparto que en la pareja existe una responsabilidad compartida entre los dos integrantes del equipo amoroso.

Siempre hay un 50% tuyo y otro 50% del otro.

Cuando tú no tienes la suficientes metas o sueños individuales, tenderás a sobrepasar tu 50% en el amor y te irás hacia el 50% del otro.

Date cuenta que cuando sobrepasas tus límites empiezas a ser invasiva con el otro, empiezas a llamarle más, buscarle más…


y finalmente acabarás viviendo la manifestación de tu herida de abandono.


Te animo a que abras ese cajón de sueños olvidados y abandonados para que los retomes.

Quizás sea emprender un negocio.

O tal vez, hacer un viaje a alguna ciudad desconocida.

Por otro lado, puede ser aprender a bailar.

Tampoco hace falta que sea un sueño muy muy grande.

Pero necesitas motivaciones que le den sentido a tu existencia y a tus días.

Si vives desde el despropósito finalmente dejarás de ser tan atractiva en tus relaciones sentimentales, pero no porque no seas atractiva, claro que lo eres y tienes cualidades muy buenas en tu interior.

Pero si que es cierto que la ansiedad y la dependencia generan rechazo y repulsión.


Si tú te abandonas, finalmente el otro también lo hará.


¿Deseas sanar tu herida de abandono para acceder a las relaciones correspondidas y comprometidas?

Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Es un proceso muy completo que te ayudará a sanar desde la raíz el origen de tu herida de abandono y el resto de las heridas emocionales: el rechazo, la humillación, la traición y la injusticia.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.



Read More

Herida de rechazo: frase típica


Herida de rechazo: frase típica


Desde el rencor de tu herida de rechazo, te quedarás esperando que tu Ex te dé la valoración que no te dio en su momento.

La frase de la imagen, es tan sólo una frase escudo, una frase creada desde la máscara de tu herida de rechazo.

En el fondo si dices esta frase, es que estás enganchada emocionalmente a tu Ex.

Evidentemente de forma inconsciente, por eso, es posible que este artículo remueva cosas en ti y te genere malestar.

Tu ego seguro que no está de acuerdo.

No le hagas caso, continúa leyendo ya verás como sientes una especie de liberación.


La herida de rechazo es experta en buscar la valoración y la validación exterior.


Es como una adicción en la que dependes de que el otro apruebe tu forma de ser, tu forma de vestir, tu profesión…

Desde esta herida, te conviertes en una mujer camaleónica que cambiará su piel para agradar constantemente a los hombres.

Al final pierdes tu propia identidad para tratar de gustarle a los demás.

Te olvidas de tu esencia.

Muchas veces no sabes ni cual es tu esencia.

Te voy a ser sincero, no se puede brillar en estrellas ajenas.

Si lo intentas, lo único que atraes cada vez es más y más rechazo.

¿Por qué?

Porque nunca serás al 100% lo que el otro desea.

Siempre habrá cosas que seguir puliendo y por lo tanto siempre vivirás encadenada al rechazo.

Cuando por ejemplo, llegue el fin de una relación, donde sientas que él no te ha valorado lo suficiente…

Te quedarás enganchada de manera inconsciente a esa carencia de validación que no llegó.


Ojo, con esto no justifico que te hagan daño, te manipulen o te lastimen.


Pero si dependes de la valoración de ese hombre, y estando con él no te la dio…

¿qué te hace pensar que te la dará en un futuro?

Si te quedas atrapada en ese bucle, seguirás subiendo fotos a redes sociales para que te de like.

Le mantendrás en tus círculos con la fantasía de que algún día vuelva a darte el valor que no te dio.

Date cuenta de esta gran incoherencia.

Si realmente has vivido al lado de un hombre que no te ha valorado, pero sigues teniendo contacto con él. ¿Te estás valorando a ti misma?

Ufff esta pregunta hace que baje a tierra.

Ahora ya estamos preparados para aplicar coherencia y relativizar este tema.


Continuemos analizando esta situación para llegar a una visión más neutra sobre la herida de rechazo.


Tú como ser humano, tienes la capacidad de valorar ciertas cosas que no son universales para todo el mundo.

A ti te gusta el café y a mi me gusta el té.

Por lo tanto, esos hombres también valoran de una forma distinta a ti.

Tú tienes un sistema de valores, y él tiene otro sistema distinto.

Cuando vives la herida de rechazo, quieres que su sistema de valores cambie para que sea idéntico al tuyo.

Pero te olvidas de lo más importante, cuando esperas que su sistema de valores cambie, estás abandonando tu sistema, y empezarás a negociar con algunos de tus valores.

En muchos casos, empezarás a comercializar tus valores, pues cada uno te supondrá un precio muy caro, el precio de no ser tú misma.

Pero sin embargo, si tú estás en tu valor, y te valoras a ti misma…

Desde ahí, puedes decidir si lo que recibes es suficiente o no.

Pero si no te valoras, todo siempre será insuficiente y nunca tendrás claridad, vivirás esclava del rechazo.

¿Deseas sanar tu herida de rechazo para acceder a las relaciones abundantes y libres de reclamos?

Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Es un proceso muy completo que te ayudará a aprender a tomar decisiones en el amor totalmente distintas.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.



Read More

Herida de humillación: Mamá es sumisa


Herida de humillación: Mamá es sumisa


Desde tu herida de humillación, juzgarás a tu Madre y a todas las Mujeres de tu clan como sumisas ante los hombres.

Si te das cuenta, desde esta sentencia, estás olvidando algo muy importante.

No estás reconociendo la madurez de cada una de estas Mujeres.

Te guste o no, su sumisión te trajo al mundo, te dio la vida.

Gracias a cada una de las historias de amor de todas ellas, tú llegaste al mundo.

Esta percepción de tu Madre y de las Mujeres de tu clan, sólo te traerá humillaciones a tus relaciones sentimentales.

¿Por qué?

Fíjate dónde tienes puesto el foco, en la desigualdad entre los sexos de tu clan.

Cuando hay desequilibrio, hay guerra.

Sin darte cuenta, cuando ves como débiles a las mujeres de tu clan, ya estás posicionada en un bando.

En realidad, ya estás en contra de los hombres.

Está claro que desde otra posición distinta a la que ellas tuvieron.

Pero en el fondo, te mueves desde su misma esencia, sólo que en el polo opuesto, la altivez.

Si las mujeres de tu clan fueron sumisas, tu te has convertido en la mujer que va a cambiar todo este patrón.


Ufff, esto puede convertirse en algo muy pesado para ti. (tu herida de humillación)


Desde tu juicio, te estás cargando de manera inconsciente con todo el dolor de esas mujeres de tu sistema familiar.

Te estás cargando con sus guerra internas y esto tarde o temprano, lo verás reflejado en tus relaciones.

Está claro que tú no eres nada sumisa, pero no estás haciendo esta elección desde el equilibrio, dese el respeto al pasado de tu sistema.

Por lo tanto, estás perpetuando la guerra entre los 2 sexos que tu sistema vivió. (también perpetúas tu herida de humillación)

No solo estás en guerra contra los hombres autoritarios, egoístas, manipuladores, narcisistas…

También estás en guerra con lo femenino.

Date cuenta del enorme peso que estás sosteniendo en tus espaldas, te estás adueñando de conflictos que no son tuyos.


Si juzgas a tu Madre como sumisa, estás desarrollando una lealtad ciega hacia ella y estás permitiendo que la herida de humillación pase a la siguiente generación, a tus hijas.


Este término en la terapia sistémico familiar simboliza como un amor inconsciente y desmesurado a tu madre.

Cuando una niña ve sufrir a su madre en la infancia, automáticamente tiende a sentirse culpable y tiende a protegerla.

Es un movimiento casi automático que todas y todos vivimos de pequeños.

Nos gusta ver a nuestra madre feliz.

Entonces, sin darnos cuenta, vamos a empezar a protegerla.

Si la vemos como sumisa, la vemos como débil, incapaz de tomar sus propias decisiones...

Desde ahí, seguro que intentas resolverle la vida, decirle lo que tiene que hacer, ocuparte de su victimismo.

Incluso lucharás por ella ante tu Padre.

Observa como esa lealtad te hace ocupar una posición más grande de lo que te corresponde en tu sistema familiar.

Te levantas por encima de la figura de Madre y de tu Padre, y esto solo traerá conflictos en la pareja y en resto de áreas de tu vida.

En este caso, pasarás de la herida de humillación a la herida de injustica.

De esta forma te cargas con la misma historia que tu Madre en el terreno sentimental.

Llegarán a tu vida experiencias donde los hombres intenten estar por encima de ti.

¿Cuál es la solución?


Mirar desde la neutralidad el pasado de las Mujeres y los Hombres de tu familia.


Todas ellas y todos ellos se eligieron desde su amor y también desde sus heridas.

Las víctimas obtienen un beneficio de sus verdugos.

Los verdugos obtienen un beneficio de sus víctimas.

Con esto no justifico que un hombre o una mujer sean maltradores.

Pero ambos roles, casan a la perfección, se encontraron por algo que tú nunca debes lograr entender.

Tan sólo tienes que respetarlo y a partir de ahí salir de guerras que no te pertenecen.

Volver a tu lugar de hija.

Sólo desde el respeto a las mujeres y los hombres de tu familia, lograrás una relación saludable.

¿Deseas sanar tu herida de humillación y de injusticia para acceder a este tipo de relaciones?

Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Es un proceso muy completo que te ayudará a aprender a tomar decisiones en el amor totalmente distintas.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.



Read More

Herida de rechazo con mamá


Herida de rechazo con Mamá


La herida de rechazo siempre es bidireccional.

¿A qué me refiero?

Si tú sientes que tu Madre te rechaza o te rechazó en la infancia, tú también la rechazarás de manera automática.

La energía de la herida de rechazo es distancia emocional, es lejanía, es destierro.

Imagínate que has conocido a un hombre y que ese hombre cuando surge alguna conversación más profunda, se encoge de hombros y se queda completamente callado.

Eso también es una herida de rechazo, detrás de ella hay vacío, hay un no sabes qué.

A partir de ahí, esa pareja se empieza a distanciar.

Llegará un momento en el que, la distancia sea tan grande, que ni los reclamos podrán salvarla.

La herida de rechazo siempre es vivida por las 2 partes.

Volviendo al tema de tu Madre, tu herida de rechazo, es su herida de rechazo, y seguramente es la herida de rechazo de muchas de tus ancestras.

Por lo tanto, si rechazas a tu Madre, estás rechazando a todo tu linaje Femenino.

Te desconectas de la energía Yin de tu sistema y por lo tanto, te alejas del éxito en tu vida.

La Madre es el éxito en el amor, en el dinero, en cualquier ámbito de tu existencia.

Si rechazas a tu Madre, si no la aceptas con su propia herida de rechazo, la vida te rechazará a ti.

Los hombres no te darán tu lugar, tampoco lo tendrás en tus amistades, en el trabajo aparecerán jefas o compañeras con las cuales también te sentirás rechazada…


Si no sanas tu herida de rechazo sentirás que repeles a las personas.


Ahora bien, seguro que estás pensando…

Pero es mi Madre que en la infancia me rechazó a mi.

Es posible que vivieses alguna de estas situaciones:

Tu nacimiento fue un nacimiento inesperado para la familia, lo que se llama ser un embarazo no deseado, o un penalti.

Quizás Mamá y Papá esperaban un varón y de repente, se encontraron con una mujer.

– A lo mejor Mamá dudó en tenerte durante el embarazo por miedos a la maternidad o por circunstancias externas.

– En ocasiones hay Madres que dicen a sus hijas que no deberían haber nacido o cosas similares.

Con esto artículo, no pretendo justificar ningún comportamiento de ninguna Madre, pero si trabajar su aceptación.

Para cada ser humano, la vida trae de manera intrínseca miedo, pánico ante la incertidumbre, ante lo nuevo.

Es normal que ante un embarazo surjan este tipo de situaciones, porque se abre una puerta nueva y eso genera inseguridad, que nos descentra por completo.

Justo este vacío de no saber que pasará, es la semilla de la herida de rechazo.

La herida de rechazo de tu Madre, en sí es un auto-rechazo a ella misma.

Es una actitud en la cuál ella rechaza su propia autonomía y poder personal para seguir adelante con las decisiones que toma.

Tu herida de rechazo, es también un auto-rechazo a ti misma.

A continuación te doy una reflexión muy valiosa para acercarte más emocionalmente a tu Madre, independientemente de cómo se comportó en el pasado.


Tu Madre, a pesar de todos sus miedos, decidió traerte a la vida. Ese es el mayor de tus regalos


Puede que no fuera la Madre perfecta, que tuviera demasiados miedos, que no supiera gestionarlos adecuadamente, que te los traspasase a través de actitudes o comportamientos de rechazo.

Aún así, tomó una decisión muy valiente que estás obviando, decidió seguir adelante con el embarazo y decidió parirte a través de su vagina.

Si quieres sanar tu herida de rechazo, tendrás que anclarte a este gesto de inmenso valor.

Ella aún con todos sus miedos, aún con su propia herida de rechazo de su propia Madre, decidió traerte al mundo.

Sólo por eso, debes estarle agradecida, y a partir de ahí, darle sentido a tu vida.

Si tu Madre hubiera abortado, no tendrías la oportunidad de estar aquí leyendo este texto.

Tampoco tendrías la oportunidad de hacer con tu vida lo que realmente de diera la gana.

Por ello, y honrando la vida que te llegó a través de tu Madre, puedes ser quien tú quieras ser.

Tu pasado no determina tu futuro. Cada día es una oportunidad nueva para brillar.

¿Deseas sanar tu herida de rechazo y dejar de buscar la valoración de tu Madre y de los hombres?

Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Ven y súmate, no sólo trabajaremos la herida de rechazo, sino que también sanarás las heridas del abandono, la injusticia, la humillación y la traición.

Es un proceso muy completo que te ayudará a aprender a tomar decisiones en el amor totalmente distintas.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.



Read More

Herida de injusticia: tener la razón


Herida de injusticia: tener la razón


Tu herida de injusticia te hace experta en tener la razón en el amor

La herida de injusticia es experta en sentenciar.

(antes de continuar te aviso que a tu herida muchas de estas frases no le van a gustar)

Ten paciencia y quiero que sepas, que no le quito su responsabilidad a los hombres en los conflictos.

Tu herida hace que te conviertas en una Jueza en cada conflicto y por lo tanto el hombre será íntegramente culpable de lo sucedido.

Es una herida muy autoritaria, pues mira por encima del hombro a su pareja.

Se piensa que está por encima del bien y del mal.

Como es tan perfeccionista, ve la paja en el ojo ajeno pero le cuesta mucho ver la paja en su propio ojo.

Acusa con facilidad al otro pero se olvida de revisar su 50% de responsabilidad en los conflictos.

No le gusta mirar hacia adentro porque descubriría que no es perfecta al 100%.

Sus propios fallos o errores, son como dagas que se le clavan en el corazón y le llevan a estados muy profundos de frustración.

Su objetivo es ser la Mujer ideal, la Pareja ideal, la hija ideal, la Madre ideal, la emprendedora ideal, la trabajadora ideal, la alumna ideal, la amante ideal…

Observa cuanta exigencia soporta sobre tu cuerpo siempre tenso.

Se exige tanto a si misma que ante un conflicto con un hombre, le exigirá un extra de responsabilidad.

Querrá que él se encuentre a su misma altura.

Pero se olvida que ella está muy por encima de ese hombre.

Desde ahí dictamina la solución y la culpa a expiar para el acusado.

En muchas ocasiones castiga con silencio.

Y si las cosas no han salido como ella quería, no tiene ningún problema en cancelar un plan.

También es experta en cabrearse pero no expresar la rabia y la ira.

Y si el hombre le pregunta ¿qué te pasa?

Ella responderá NADA.

Porque claro supone que el hombre ya debe saber lo que le pasa.

Que conste que con este texto no le quito responsabilidad a los hombres en el amor.


La herida de injusticia siempre exige más responsabilidad de la cuenta.


Y cuando se mueve en los extremos, puede incluso convertir las relaciones en auténticas dictaduras.

Puede parecerte excesivo este comentario.

Pero la herida de injustica, si nos remontamos a la infancia forja niños y niñas heridas que a veces pueden convertirse en tiranos y tiranas.

Para que tengas unos ejemplos:

EJEMPLO1:

A lo mejor viviste una infancia dónde se te dió demasiado poder en la familia por que las circunstancias obligaban a hacerlo.

A lo mejor Mamá o Papá estuvieron enfermos y te tocó por tomar cartas en el asunto.

Dejaste de ser niña muy rápido y asumiste responsabilidades de adulto muy pronto.

Dejaste de jugar como niña para jugar a ser adulta.

Esto te elevó de posición en tu sistema familiar y desde ahí ya empezaste a ir por encima de la posición que te correspondía.

EJEMPLO2:

Otro posible origen sería una niña sobreprotegida.

A lo mejor tus padres te trataron entre algodones y te dieron un exceso de poder a través de cubrir todo lo que pedías.

Aquí estaríamos hablando de una niña con más caprichos de lo normal.

Entonces te forjaste un reino en tu propia familia y a partir de ahí en tu vida adulta no consientes que ningún hombre ocupe tu trono.

EJEMPLO3:

Por último, otro posible origen de tu herida de injustica, sería una niña muy controlada y a la cual se le pusieron altas metas en su infancia.

A lo mejor se le dijo que tenía que ser la mejor en el colegio, que no podía suspender ni fallar.

Incluso a lo mejor se le castigó por algún despiste en los estudios.

Esta niña en algún momento aprendió a revolverse contra el sistema pues quería escapar de tanto control.

Y a partir de ahí se convirtió en una rebelde sin causa.

Este último tipo de origen, podría verse reflejado en las persona que son activistas y que defienden a muerte una causa en manifestaciones.

Con esto no digo que no puedas manifestarte, pero cuando dejas tu piel y lo haces desde la ira y el odio, estás muy dentro de tu herida de injustica.


Estas 3 niñas heridas de injustica en sus vidas, acaban luego implantando su autoridad en el amor y difícilmente llegan a acuerdos con el otro, pues les cuesta mucho negociar.


¿Con qué tipo de niña te sientes más identificada?

Sanar tu herida de injusticia te permitirá relaciones más flexibles, sin tanta tensión, sin tanto juicio y dónde puedas disfrutar mucho más de lo bonito del amor.

¿Deseas sanar tu herida de injusticia?

Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Ven y súmate, no sólo trabajaremos la herida de injusticia, sino que también sanarás las heridas del abandono, el rechazo, la humillación y la traición.

Es un proceso muy completo que te ayudará a aprender a tomar decisiones en el amor totalmente distintas.

Además aprenderás a negociar dentro de la pareja y esto lo podrás extrapolar al resto de áreas de tu vida.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.



Read More

Herida de injusticia: mejor sola que…


Herida de injusticia: mejor sola que…


Mejor sola que mal acompañada, una frase típica de la herida de injusticia y su reino de moralidad

Esta es una frase muy típica de la herida de injustica y de su reino de moralidad.

Para ella todo es dual, o los hombres son buenos o son malos.

O las amistades son fructíferas o son descartables.

Es una herida que sabe muy bien lo que quiere en su vida sentimental y en el resto de áreas de tu vida.

Pero a veces, tanta sabiduría le limita a la hora de vivir lo que tanto anhela, el amor.

No olvidemos que la herida de injusticia es un bucle psicológico que busca la perfección en las relaciones y claro como fue creada desde el ego, nunca lo tendrá, esa es su quimera.

Desea amor, pero ella solo está hecha de rigidez y estructura.

Su carencia principal es la falta de disfrute, la falta de fluidez con la vida.

Por eso se aferra tanto a sus juicios en el terreno sentimental, porque no le gusta perder el tiempo.

No le gusta jugar, ella te acostumbró en tu infancia a ser efectiva, práctica y a ir al grano.

Es una herida directa y precisa como una maquinaria relojería suiza.

Por eso se pasa la vida clasificando hombres en buenos y malos.

No existen más opciones para ella. Pues te convierte en un autómata.


A tu herida de injustica le encanta que estés sola y en tu zona de confort.


Le encanta el espacio personal, pues en el, ningún hombre podrá sacarle de sus rutinas y no se saldrá del mapa de ruta que ha establecido para tu vida.

Tiene un miedo tremendo a elegir y a fallar de nuevo con otro hombre mediocre que no esté a su altura.

Te hace conectar con un dolor inmenso al “fracasar” otra vez.

Es una herida que tiene puesto todo el rato el foco en los errores y eso le provoca desorden emocional.

Date cuenta como te castiga cuando cometes un nuevo fallo en el amor, seguramente con un periodo de soledad de 7 años o más…

En algunas ocasiones dirá que elige estar sola para sanar sus heridas.

Pero se olvida de lo más importante, sus heridas se sanan de manera progresiva con el paso de los años.

Ella quiere sanar sus heridas de manera radical, porque es muy impaciente.

Tu herida de injusticia, nunca encontrará el momento perfecto para abrirse al amor, pues siempre verá cosas que sanar.


Conoces las “malas compañías” porque en algún momento, decidiste estar a su lado.


Si descartas desde la superioridad de tu herida de injustica ciertas compañías, el universo fabricará un lote de “muy malas compañías futuras” para ti.

Un buen lote de hombres malos van en camino para tu vida.

¿Y si soltamos el juicio? ¿Y si nos miramos frente a frente aunque seamos muy diferentes?

Entonces, estas “malas compañías” dejan de ser malas y se convierten en las “acertadas compañías” que necesitabas para evolucionar.

Esos hombres de tu pasado que ahora los ves como el anticristo jajaj, ¿también te enseñaron a ti no?

No existen las malas compañías, solo existen las compañías.

Eres tú quien decide clasificarlas en función del significado que le diste a tus experiencias junto a ellas.

Si no hay respeto y neutralidad hacia los hombres de tu pasado que crees que atraerás en tu futuro?

2 opciones: “soledad” o “más de lo mismo”…

Y quizás, la opción de más de lo mismo, venga multiplicada por 10, pues el juicio se aferra más a ti con el paso de los años.


Con la edad aprendes a saber lo que quieres o eres más selectiva, pero si te vuelves más exigente, pufff que dios te bendiga amiga mía…tu herida de injusticia está activa 😀😀😘🤗


La sanación de la herida de injusticia viene cuando decides soltar los juicios externos y te haces cargo de tus juicios internos.

Cuando decides abrazar tus imperfecciones, amarlas y respetarlas.

Cuando eliges una vida más sencilla y con más libertad de ser.

¿Deseas sanar tu herida de injusticia y vivir relaciones con mucho disfrute y amor?

Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Ven y súmate.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.



Read More

Herida de injusticia: descartando hombres


Herida de injusticia: descartando hombres


Herida de injusticia me paso la vida descartando hombres

Herida de injusticia: me paso la vida descartando hombres.

La herida de injustica es especialista en cortar cabezas con su rigidez.

Puede parecerte algo extrema esta frase de apertura del artículo, pero para esta herida, solo existe el blanco o el negro.

Para ella, un hombre es bueno, o es malo, no existen los términos medios.

Si bajamos un poco la energía, esta herida es especialista en deshojar margaritas.

En el fondo esta herida, detrás de su máscara de rigidez y exigencia, desea ser amada más que ninguna otra, pero pone el listón demasiado alto al género masculino.

Si algo la caracteriza son las altas expectativas en el amor.

Para ella el amor es rutina, es estructura, es disciplina.

Si vives tus relaciones desde esta herida, tendrás una visión muy cuadriculada de lo que debe ser el amor.

Tendrás muy claro lo que debes recibir y lo que no en tus relaciones.

Es un amor con excesivas condiciones. 

Con esto no digo que tengas que abrirle la puerta de tu vida a cualquier hombre. 

Pero esta herida pondrá muchas trabas en el camino para que los hombres no puedan llegar a ti.


La herida de injustica es la herida de la soltería eterna.


Desde ella, vivirás un exceso de energía yang o energía masculina.

Serás muy buena resolviendo, en el pensamiento lógico, racionalizando, pero sobre todo, cortando cabezas en las citas.

Pasarás automáticamente un test a todos tus pretendientes. 

Les mirarás con un laser que escaneará cada respiro de aire en ellos.

Si te das cuenta, esta herida es especialista en ver los defectos.

Sólo se fija en las imperfecciones de los hombres y no puede apartar su mirada de ellas.

Por mucho que ese hombre te haga reír, sea cariñoso…

Automáticamente cualquier cosa minúscula te activará la alarma y a partir de ahí por mucho que lo intentes, finalmente le descartarás

Es especialista en analizar psicológicamente al género masculino:

-Este todavía vive con la Madre, ES UN MADRERO.

-Ha sacado el tema de la exnovia en la primera cita, ERROR no está emocionalmente disponible.

-Ha tardado 10 segundos en decidir lo que quiere tomar en el bar, ES INSEGURO.

-Si paga la cena es porque quiere acostarse conmigo, ES UN MACHISTA.

Bueno aquí tienes unos simples ejemplos de algunos de sus juicios en las primeras citas.


Tu herida sólo busca pegas en él, porque en el fondo su carencia, es el amor.


Seguramente tu infancia no fue excesivamente amorosa o juguetona.

A lo mejor, tuviste que asumir responsabilidades rápidamente de mujer adulta y por eso no pudiste disfrutar como una niña.

Quizás tu Madre y tu Padre, estaban muy enfocados en trabajar para daos a ti y a tus herman@s todo lo que necesitabais.

A lo mejor te quedaste esperando una Mamá mas tierna y más emocional.

O un Padre que jugase más tiempo contigo.

A lo mejor tus padres querían que fuera las mejor de la clase y te pedían muy buenas notas en los estudios.

Quizás pasaste más tiempo delante de los deberes del colegio que jugando con tus amigas. 

A donde quiero llegar, es que tu herida de injustica es fruto de una carencia de amor y de disfrute.

Desde ella tienes dificultades para sentir y para aceptarte a ti misma.

El problema es que de la misma manera que enjuicias hacia afuera, también te enjuicias a ti misma.

Y muchas veces nos cuesta reconocer desde esta herida, que tenemos un corazón helado.

Un corazón al cual las emociones no han bajado, porque se quedan en la mente. 

Seguramente desde tanta acción y tantos deberes en tu infancia, aprendiste a reprimir tus emociones o a censurarlas.

Por eso el amor se te resiste. Los hombres nunca están a tu altura.

Por que para vivir el amor, tienes que estar en el corazón y no en la cabeza.

¿Deseas sanar tu herida y vivir relaciones con mucho disfrute y amor?

Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Ven y súmate.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.



Read More

Herida de abandono: adiós al amor


Herida de abandono: adiós al amor


herida de abandono: adiós al amor

La herida de abandono es una especialista para espantar al amor.

Como ya sabes, cuando estas inmersa en tu herida, estás repleta de ansiedad y de ansias de que el otro no se aleje de ti.

A veces lo disfrazarás de romanticismo: “es que no puedo vivir sin ti”.

Pero en el fondo, tu herida de abandono es fruto de tu miedo a estar sola.

Entonces, si te mueves desde el miedo, no vas a poder experimentar el amor. 

Por lo tanto, el amor se esfumará en tus propias narices. 

Cuando más busques al otro desde tu herida, más el otro huirá de ti.

Si tienes miedo al abandono, tu niña herida está tomando el control sobre ti y sobre tus emociones. 

Esa ansiedad que sientes en el pecho, es producto de todos los vacíos emocionales que viviste de pequeña en tu sistema familiar.

Es decir, todas las carencias que tu niña herida almacenó en su inconsciente.

Como aún tienes un trabajo pendiente por hacer con todos estos vacíos, ellos se expresan en tu vida adulta y por eso ese dolor en el pecho es cada vez más grande.


Tu ansiedad irá en aumento con el paso de los años, porque en realidad estás ausente de ti misma.


Pensarás que los hombres pueden calmar toda esa agitación, pero será imposible.

Es posible que al principio de una relación sientas que ese hombre te lo da todo y que te da paz.

Pero la paz no está en tu herida de abandono. 

Tarde o temprano se despertará y querrá más, más y más.

Este es el bucle de la herida, siempre necesita más comunicación, más cariño, más atención, más tiempo, más compañía, más contacto…

Y cada vez que le necesitas más, menos caso te hará él.

Si te das cuenta estás actuando como una niña pequeña que llora y tiene los brazos en lo alto para decirle a sus padres, cógeme en brazos y no me dejes sola.

Es normal que cualquier persona de tu alrededor se canse de esa energía, porque es agotadora. 

Esta es la herida de la dependencia emocional por excelencia. 


Tu herida de abanando y tus emociones son sólo tuyas y no tienen porque ser gestionadas por nadie de tu entorno.


No existe ninguna obligación de que tu pareja las gestione por ti.

Como ya lo has comprobado, si intentas que sean ellos quien las gestionen, finalmente salen corriendo.

Ojo con esto no voy a justificar que ellos salgan corriendo sin decirte nada, y que te hagan daño con silencios eternos.

Esa es su historia, su herida de rechazo que ellos mismos tendrán que gestionar.

Pero mi trabajo es para que tu misma te hagas más consciente cada día de tus emociones.

Que lideres tu mundo interior para que disfrutes de unas relaciones más saludables y pacíficas.

Además, por si fuera poco si tienes activada tu herida de abandono, vas a atraer a hombres con dificultad para el compromiso.

Pero porque tú misma tampoco estás disponible para el amor, estás casada inconscientemente con tus vacíos emocionales de tu infancia.

Hay un trabajo profundo de gestión emocional que es importante que comiences a realizarlo con rapidez, sobre todo si quieres parar de sufrir por amor. 

Por si fuera poco, tu ansiedad, esa sensación tan incómoda en el centro de tu pecho que te provoca hiperactividad, lo único que generará en ti es falta de salud.


Tarde o temprano ese estado de nervios acabará somatizando en tu cuerpo a través de dolencias y enfermedades. 


Te estás abandonando y eso finalmente te pasará factura.

Cada vez que sientas ansiedad pregúntate, ¿De qué manera me acabo de abandonar?

La herida sólo es un reflejo de que no estás en tu interior, estás viviendo por y para el exterior.

¿Deseas sanar tu herida y vivir relaciones comprometidas sin ansiedad?

Apúntate ya a mi próximo proceso grupal online para “Experimentar el amor fuera de tus heridas emocionales”.

Sin tener en cuenta la fecha en la que leas este texto, en unos días comienza la próxima edición online de este proceso.

Ven y súmate.

En este link tienes toda la información de este proceso:

https://oscarmartinblas.com/terapia-grupal-online-sanacion-heridas-emocionales/

¡Eres bienvenida!

Un abrazo muy tierno Mujer Poderosa.



Read More

Herida de injusticia: esperar el amor


Herida de injusticia: esperar el amor


herida-de-injusticia-esperar-el-amor-soledad

Tu herida de injusticia es experta en expectativas, es especialista en esperar que las cosas sucedan tal y como tú quieres que sucedan.

Cuando esperas, tienen la vista en el futuro, en lo que está por venir.

Tu mente ya está controlando, pues lo que que vendrá seguramente quieres que venga de una determinada manera y en una determinada vía.

Ahora bien, si esperamos el amor, querremos que llegue exactamente como nosotras deseamos.

Le estamos diciendo al universo, quiero que me mandes un hombre, con todos estos requisitos…

Y además desde tu impaciencia, le dices a La Fuente, mándamelo YA joder que estoy cansada de esperar…

Estás controlando en exceso desde tu herida de injustica.

El universo claro que te proveerá de todo lo que anheles pero, evidentemente te estás apegando demasiado a tu deseo.


Cuanto más dependas de ese amor futuro, más lo alejarás de ti y más te costará materializarlo en tu vida.


Si esperas el amor, estás esperando que el amor venga a ti.

Entonces, esto significa que en tu vida hay carencia de amor.

Si te mueves desde la carencia, sólo podrás atraer hacia a ti, más carencia.

Es posible que llegue el amor y llame a tu puerta, pero como tú estás centrada en que te falta el amor, no verás todo el amor que ese hombre pondrá ante ti.

Aquí la herida de injustica te vuelve muy exigente generando muchísimas expectativas.

Ella te vuelve rígida e incapaz de abrirte al amor.

Llegarán hombres a tu vida, pero tú automáticamente los descartarás pues no serán el tipo de hombre que tú has pedido al universo.


Esto generará en ti mucha frustración y evidentemente te hará la reina de la soltería.


Esta frustración ser volverá impaciencia.

Y desde esta impaciencia, saldrás de nuevo a la caza del amor.

Te abrirás TINDER o cualquier otra aplicación de citas.

Iniciaras conversación, con 1 hombre, con otro…

Tendrás varias citas, en ese movimiento algo ansioso por encontrar el amor.

Descartarás a uno, a otro, al siguiente, y en general, a cientos de hombres.

Ningún hombre será válido para ti.

Este no se comunica mucho, este otro habla raro, este otro vive con la madre, este otro no sabe respetar mi tiempo y mi espacio…

A todos les sacarás pegas porque en el fondo tú sigues apegada a tu ideal del hombre perfecto.

Con esto no quiero decirte que tengas que conformarte con un tipo de hombre que no te gusta.

Pero, sin duda, tu herida de injusticia te vuelve inflexible y tremendamente exigente.

Tu herida te hará la soltera de oro, pues el hombre que tienes en mente no existe, porque es un producto de tu imaginación.

Bueno, es posible que si que exista, pero ese hombre tan perfecto, estará muy ocupado buscando también a la mujer perfectísima.

Claro, puede que te encuentres con él, pero también andará metido en su herida de injusticia y seguramente te descarte desde su exigencia, porque nunca serás al 100% como él espera.


Entonces, para atraer el amor y sanar tu herida de injusticia, la solución es darte amor a ti misma.


Toda esa energía que inviertes a la hora de buscar el amor perfecto, úsala para darte amor a ti misma, para hablarte con mucha compasión, para darte placer, para disfrutar de tu vida y de tu tiempo.

Y por ende, el amor llegará a tu vida.

Si tú conectas con tu propio amor, a el amor no le quedará otro remedio que invadir tu vida y sólo entonces, ese hombre aparecerá.

Para que conectes con este amor propio, te invito a participar en la próxima edición de mi proceso grupal para sanar las heridas emocionales.

En esta experiencia online, sanarás tu herida de injustica y el resto de heridas emocionales: el abandono, la humillación, el rechazo y la traición.

Si deseas participar, eres bienvenida.

Consulta toda la información y las fechas de la próxima edición de este proceso en el link que encontrarás en el botón inferior de color naranja.

Un besito enorme Mujer Poderosa.



Read More
Abrir chat
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?
Escríbenos y resolveremos tus dudas con la mayor brevedad posible.
¿Estás en el pc?
Aquí tienes nuestro whatsapp laboral +34 675 748 876